Exíge sostenibilidad. Influir en los gobiernos


¿Podemos los ciudadanos influir en los Gobiernos?

Sabemos que algunos de los productos que compramos se han fabricado en países en los que no se tratan a los trabajadores con dignidad, en condiciones de trabajo abusivas y sin respetar el medio ambiente y los derechos de las personas.

Sabemos que los gobiernos de estos países no protegen ni sus recursos ni sus ciudadanos. Permiten que algunas empresas desarrollen sus actividades sin ningún tipo de control. Además de conseguir mano de obra muy barata no requieren hacer grandes inversiones para mejorar la seguridad ni reducir el impacto de sus actividades en el medio ambiente y las comunidades.  En los países desarrollados no se les permitiría actuar como lo hacen en los países pobres.

El problema no es solo la permisibilidad de los gobiernos de estos países sinó también en la permisividad de los consumidores que son ajenos a la realidad.

Si los gobiernos de estos países lo permiten es principalmente porque así atraen a empresas.

¿Que puedo hacer yo para influir en los gobiernos y conseguir que cambien sus estrategias?

Todos somos consumidores. Las empresas nos ofrecen lo que buscamos. Si buscamos precios baratos sin importarnos el coste social y medio ambiental es lo que nos ofrecerán.

“Si somos exigentes con los que compramos seremos exigentes con las empresas que nos ofrecen sus productos. “

Cuando compremos un producto sostenible tenemos que asegurarnos que este producto además de respetar el medio ambiente respeten a sus trabajadores y a las comunidades donde desarrollan su actividad. Estos son los requisitos de los productos sostenibles.

Si solo nos fijamos en que el productos sea barato y incluímos otros criterios al seleccionar los productos que compramos, exigiremos a las empresas a que nos ofrezcan lo que buscamos. Las empresas no se instalarán en países que no respeten el medio ambiente y las personas si eso es algo que valoramos al comprar.

Del mismo modo los gobiernos se verán obligados a cambiar sus políticas para seguir atrayendo a las empresas.

Nosotros somos los últimos responsables de que las empresas no respeten el medio ambiente y las personas. Del mismo modo también somos los últimos responsables de que los gobiernos atraigan a estas empresas y les permitan actuar sin control. Somos responsables simplemente por no ser exigentes en nuestro criterio de compra.

Los gobiernos cada vez están más influenciados por las empresas. Para nuestro objetivo de conseguir un mundo más sostenible esto pasa a ser una ventaja y más en un mundo globalizado. Las empresas pueden dejar de invertir en países que no cumplan los criterios que dictan los consumidores.

Creo que todos estamos de acuerdo, pero ¿porque sigue pasando?

El problema es que no podemos reconocer lo que hay detrás de cada producto. No es fácil ni evidente. Por eso hemos creado esta página para explicar que es lo que tenemos que saber y fijar una pautas para que sepamos lo que compramos y  que sepamos reconocer los productos sostenibles y tengamos la certeza de que realmente lo son.