Paradojas energéticas en la Unión Europea.


Paradojas energéticas en los países desarrollados.

La Unión Europea ha apostado en los últimos años por aplicar políticas de reducción emisiones de CO2 y por fomentar las energías renovables.

No se han alcanzado los objetivo previstos por  la unión Europea pero las inversiones en energías renovables en Europa en los últimos años han sido ejemplares. Se ha apostado por energías que respetan el medio ambiente, y no emiten gases de efecto invernadero; a su vez se ha reducido la dependencia energética de Europa sobre los combustibles fósiles.

La paradoja es que este avance en sostenibilidad ha provocado una aumento del coste de la energía y una pérdida de competitividad de las empresas en la Unión Europea.

Las empresas deciden trasladan sus centros de producción a países con energía más barata, aunque menos respetuosa con el medio ambiente.

“Los ciudadanos de los países desarrollados demandan políticas cada vez más sostenibles, pero los gobiernos ya no ven con tan buenos ojos las políticas sostenibles, puesto que a corto plazo no están faboreciendo la economía.”

Como ciudadanos que buscamos una sostenibilidad global estas situaciones no nos interesan. Para que  las sostenibilidad sea una forma de vida que se extienda a nivel global debe  favorecer a empresas y gobiernos.

“Además en un mundo global si los productos que consumimos se producen fuera de la unión Europea, a nivel global vamos a seguir emitiendo la misma cantidad de gases de efecto invernadero aunque en nuestros países utilizacemos energías renovables.  Los productos se producen en países que no utilizan renovables y hay que transportarlos a nuestros países, con el aumento de coste energético.”

Hay que tener en cuenta que casi la mitad del consumo energético proviene de la industria y el transporte de mercancías. Además los procesos de producción en los países desarrollado son más eficientes en demandan menor consumo energético en en países con energía más barata.

¿Que podemos hacer como ciudadanos?

Si consideramos el medio ambiente la respuesta es sencilla:

Debemos consumir productos locales, para reducir emisiones durante su transporte y producidos en países que practiquen políticas sostenibles. Principalmente productos sostenibles.

Si además consideramos el aspecto social de la sostenibilidad y queremos que el desarrollo se extienda globalmente ayudando a las personas que habitan en países menos desarrollados, esto no es suficiente. Debemos además:

Comprar productos sostenibles,  quizás como compensación, procedentes de países menos desarrollados.

En esta web queremos pensamos que debemos fomentar la compra de productos sostenibles para diferenciarlas de los que no lo sean. Pero no buscamos penalizar a los que no lo sean. Al final si quieren conseguir ganar el mercado sostenible deberán cambiar sus prácticas. Empresas y productos que antes no eran sostenibles ahora lo son, porque se han dado cuenta que este es el camino.